Archives: June 2016

¿Se quieren ir al Cielo?

Si es así, tenemos buenas noticias. Hay una forma de hacerlo sin necesidad de “pasar a mejor vida” y sin tener que portarse demasiado bien (aunque mostrar una actitud de admiración y respeto por lo que nos rodea no caerá nada mal).

El Cielo al que nos referimos es una reserva de la biosfera ubicada en el sureste de Tamaulipas. Es parte de la Sierra Madre Oriental y en sus cerca de 145 mil hectáreas de extensión alberga cuatro ecosistemas distintos.

el-cielo

La diversidad de territorios, vegetación y clima, permite que El Cielo sea hogar de 255 especies de aves endémicas y 175 de migratorias, además de reptiles, anfibios, murciélagos y animales salvajes. Por estas razones, el lugar fue declarado Reserva de la Biósfera en 1985 y posteriormente fue reconocido como Reserva de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La riqueza natural del El Cielo también lo ha convertido en el “centro de investigación” ideal para biólogos, zoólogos, entomólogos, botánicos y otros especialistas en el desarrollo de la vida animal y vegetal.

Quienes disfrutan del ecoturismo, los deportes extremos y las actividades al aire libre en general, encontrarán un auténtico paraíso en esta región. Su orografía permite practicar tanto la escalada y el rapel, como el descenso a sótanos y cuevas. Los más tranquilos quedarán contentos con el senderismo, las excursiones para observar aves o los paseos en lancha.

Los puntos de partida para visitar la reserva de El Cielo son los poblados de Alta Cima y San José. Ahí se pueden contratar guías para ir a los lugares más inexplorados. También ahí se organizan las excursiones al bosque y las montañas, y los tours para practicar deportes extremos.

el-cielo2

Entre las maravillas naturales que podrán apreciar en El Cielo se encuentran:

  • El oso negro americano; más pequeño que el oso pardo, con un hocico más puntiagudo y extremidades cortas.
  • El Palo de Rosa; un árbol que puede medir hasta 25 metros de altura; su copa es muy frondosa, pero cuando pierde follaje, entre los meses de febrero y junio, se cubre de flores rosas.
  • La Cueva del Agua, donde habitan las llamadas especies troglobias, que no tienen ojos y carecen de pigmentación.

Al visitar lugares como la reserva de la biósfera El Cielo, hay algunos detalles y recomendaciones que conviene tener en cuenta:

  • La infraestructura hotelera es limitada y austera. Los alojamientos cuentan con servicios básicos, pero no hay que esperar las comodidades y tecnologías que se encontrarían en un hotel de lujo.
  • El acceso a ciertos espacios podría ser complicado si se carece de entrenamiento profesional; por ello conviene contratar los servicios de guías experimentados.
  • Los campamentos sólo pueden instalarse en las zonas permitidas; acampar en áreas no autorizadas es un peligro, tanto para los visitantes como para los ecosistemas.
  • El visitante debe ir con la intención de observar, no de interactuar con las especies y mucho menos de capturarlas. En todo momento deben seguirse las indicaciones de los guías, respecto a cómo y cuánto acercarse a ciertos parajes.
  • La basura, los residuos de alimentos y cualquier otro desecho deben colocarse únicamente en los contenedores habilitados para ello. Por ningún motivo deben dejarse en el bosque.

oso-negro

La ciudad más cercana a la reserva de El Cielo es Gómez Farías, a la cual se llega por carretera desde Ciudad Victoria o Ciudad Mante. También pueden aprovechar los vuelos económicos VivaAerobus a Tampico y buscar un traslado desde la capital del estado.

Como verán, conocer los paraísos que hay en la tierra no es tan difícil. Así que, comiencen a planear su viaje y váyanse a El Cielo.