Evolución de las máquinas para hacer tortillas

Comer es de por sí ya un gran placer, y en una mesa mexicana el comer con tortillas calientitas recién hechas hace de este placer aún más delicioso.

Obviamente el concepto de recién hechas llega a tener pequeñas variaciones, por supuesto el sabor que te ofrece una tortilla hecha a mano a una hecha por una máquina definitivamente es sustancial.

Sin embargo, sigue siendo válido el agradecimiento de comer con tortillas recién salidas… de donde sea.

Definitivamente en un lugar donde las tortillas hechas a mano son casi un lujo, podemos contar en su lugar con el apoyo de las máquinas.

Y es gracias a las máquinas que en cualquier comento podemos comer tortillas para cualquier tipo de taquizas.

Las máquinas para hacer tortillas tienen su origen en 1904 la cual fuera inventada por Everardo Rodríguez Arce y su socio Luis Romero y para 1905, Ramón Benítez fabricó el primer dispositivo para uso práctico.

Llegamos a 1910 donde Luis Romero marcó otro paso en la fabricación de tortillas con su máquina con rodillos, cables para quitar la tortilla y moldes y en 1915 se incorpora el proceso de la tortilla continua que se cuece usando un horno vertical cilíndrico calentado con madera o carbón, con una cubierta rotatoria circular.

En 1920 C. Celorio y A.S. Olague incorporaron un cinturón en la máquina que corría a través de un túnel con quemadores de gas distribuidos a lo largo de su longitud. Esta fue la primera vez que se utilizó gas en la fabricación de tortillas.

En 1947 Fausto Celorio inventó la primera máquina automática para reproducir mecánicamente la tradicional tortilla horneada.

Ésta era una máquina enrollada que moldeaba a la tortilla, usando alambres para eliminarlos, pero la invención tenía problemas de control de temperatura lo que desperdiciaba una cantidad considerable de producto.

Nuevamente Don Fausto Celorio en 1959 inventó y lanzó al mercado una máquina accionada por gas canalizado con sistema de extrusión y estructura plana.

Y en 1963 realizó varias mejoras a la máquina, sobre todo al bastidor, transformándolo en un conductor de gas apareciendo así la primera máquina dúplex en el mercado, produciendo 132 kilos de tortillas por hora.

En 1975 presenta su nueva máquina conocida como “baja en calorías”. El modelo simple produjo 100 kg de tortillas por hora y el modelo dúplex produjo 200 kg de tortillas por hora.

Este nuevo modelo, como su nombre lo indica, redujo considerablemente el consumo de gas, asegurando que con este sistema se utilizaría un 50% menos de gas que cualquier otra máquina que existiera en el mercado.

Continuando con las mejoras a su ya interesante invento, en 1995 lanzó al mercado una máquina que producía 131 kg. de tortillas por hora, la máquina 100-K.

Se siguieron incorporando constantemente mejoras en el cabezal de los modelos de máquinas 70-K, 100-K, 130-K como por ejemple, el refuerzo de los ejes así como otras partes que permitieron trabajar con harina de maíz o pasta nixtamalizada o una mezcla de los dos sin ninguna adaptación especial.

En 1998, la empresa Celorio lanzó al mercado el innovador sistema de encendido electrónico automático. Y para el 2001 sale al mercado la máquina compacta EH-1800. Esta máquina incorpora un sistema horizontal de extrusión horizontal y un marco más corto, reduce el consumo de refracciones y el consumo de gas.

Un hecho curioso es que las primeras tortillas producidas por la máquina eran de forma cuadrada, una forma ideal, según el inventor, porque era perfecta para tacos, pero debido a la tradición profundamente arraigada de su forma circular, un dispositivo especial tenía que ser adaptado.

Comments are closed.