Llegan las líneas de bajo costo a cuatro continentes

El concepto de una línea aérea de bajo costo tuvo sus inicios en los años setenta, por el portador doméstico americano Southwes,t con el único objetivo de ofrecer las tarifas aéreas baratas a los consumidores.

Esto creó una situación en la que los transportistas de buques de bandera ya establecidos o las líneas aéreas perdieran una parte significativa de la cuota de mercado, debido a estas aerolíneas de bajo costo recién formadas, simplemente por su capacidad de cobrar un precio más bajo que las líneas aéreas tradicionales.

Veamos ahora un poco la forma en cómo se fueron extendiendo a lo largo de 4 continentes:

Norteamérica

Desde la desregulación en los años setenta hasta comienzos del 2000, la transformación del concepto de bajo costo en Estados Unidos sólo puede describirse como una serie de innovaciones, proliferaciones y consolidaciones, donde muchas otras aerolíneas de bajo costo, por ejemplo, Pacific Southwest, New York Air, Jet América entraron en el mercado, de los cuales algunos sobrevivieron a la competencia y otros no.

Esto también hizo que algunos de los principales operadores iniciaran sus propias filiales bajo la bandera de bajo costo para recuperar su cuota de mercado perdida.

En México, por ejemplo, tuvieron entonces su aparición empresas como Volaris, Interjet, Vivaaerobus.

Europa

En Europa, el concepto de bajo costo se originó en el Reino Unido e Irlanda basado en el modelo Southwest, con la introducción de EasyJet y Ryanair en 1995. Su éxito se atribuyó al marco económico favorable que alentó a la industria aérea de bajo costo.

Por ejemplo, la desregulación permitió a las compañías aéreas de los Estados miembros operar dentro de la Unión Europea. Otro ejemplo son las tarifas bajas en los aeropuertos subutilizados que aumentaron el número de pasajeros que entran en esos aeropuertos y, por último, su enfoque de ventas directas utilizando internet y los centros de llamadas.

Australia / Nueva Zelanda

Después de la desregulación del mercado interno australiano, a principios de los noventa, compañías aéreas como Compass Airlines y Compass Mk II comenzaron operaciones de bajo costo. Sin embargo, fueron absorbidos por el grupo Qantas como resultado de la fortaleza financiera que Qantas tenía sobre la aerolínea de bajo costo.

En Nueva Zelanda, aunque el movimiento de desregulación se implementó en 1984, las operaciones de bajo costo no comenzaron hasta 1995. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de los otros países, no fue en el sector doméstico, sino en los vuelos cortos trans-Tasman, iniciados por Kiwi Airlines.

La desregulación dentro de Nueva Zelanda ha significado que los nuevos operadores y particularmente las grandes aerolíneas con capital sustancial están viendo a Nueva Zelanda como un mercado atractivo para entrar y están viendo las rutas domésticas y Trans-Tasmanas como ingresos posibles.

Asia

En Asia, siempre se pensó que el estricto control gubernamental y las restricciones implementadas no permitirían condiciones favorables para que las aerolíneas de bajo costo prosperaran. Sin embargo, los rápidos progresos demográficos y económicos, combinados con los aeropuertos congestionados, junto con los aeropuertos subutilizados, y la necesidad de que los gobiernos de esos países promuevan el turismo y el comercio fuera de las capitales influyeron en llevar el concepto de bajo costo al continente asiático.

Viendo el éxito de algunas aerolíneas europeas como EasyJet y Ryanair, la aerolínea malaya Air Asia inició operaciones domésticas de bajo costo en 2001 basadas en el modelo Suroeste. Otras aerolíneas subsidiarias, como Tiger Airways y ValuAir, también han comenzado a operar y todavía están en servicio hasta el día de hoy.

Comments are closed.